(Tercer) Diario de una joven maniática

domingo, 23 de noviembre de 2008
49. Vente, que te espero en la aduana del cariño.
Nombre del estudio: Cuando una mujer va a una tienda de decoración acompañada por un hombre: causas, consecuencias y daños colaterales.
Sujetos analizados en el estudio: yo misma y persona-con-la-que-vivo.
Lugar del estudio: Casa, una tienda de decoración tentadora por sus preciosos a la par que económicos productos.

1. Punto de partida.
Sujeto yo misma dijo un lunes: "¡Ya he descubierto por qué hay tanta gente en nuestro barrio con bolsas de Casa! ¡Hay una no muy lejos... podríamos ir el sábado".
Sujeto persona-con-la-que-vivo: no emite ningún vocablo, sin embargo se aprecia en él empalidecimiento facial, tembleque de piernas y gesto compungido.

2. Sábado: punto uno, el camino hacia la tienda.
Los dos sujetos incian su paseo hacia el lugar al que nos referimos en este estudio: Casa. Descubren nuevos rincones de su barrio que no conocían. Se divierten, ríen, y hasta le ponen caritas a todos los bichos vivientes de la tienda de animales por la que pasan.

3. Sábado: punto dos, se vislumbra la tienda.
Sujeto yo misma dice: "¡Mira! ¡Está ahí! Guau, qué grande, hace esquina...
Sujejo persona-con-la-que-vivo: volvemos a apreciar en él ese empalidecimiento facial, tembleque de piernas y gesto compungido. Comportamiento repetido (nota mental: anotarlo para su futuro estudio dada su aparente relevancia)

4. Sábado: punto tres, los dos sujetos entran en la tienda.
Sujeto yo misma: se aprecia en ella una fascinación por todo cuanto la rodea. Coge una cesta. Se lo piensa mejor y coge otra. Se ausenta del mundo y sólo puede concentrarse en: platitos bonitos, velas, adornos decorativos, manteles, copas...
Sujeto persona-con-la-que-vivo: no se separa de sujeto yo misma. Quizás se deba a un miedo irrefrenable de lo que pueda pasar si la deja sola, aunque otros teóricos podrían interpretar en este hecho un evidente signo de cortejo (nota mental: contrastar opciones)

5. Sábado: punto cuatro, comportamientos que observamos cuando sujeto yo misma y sujeto persona-con-la-que-vivo pasean por Casa.
a) Sujeto yo misma coge una cosa.
b) Sujeto persona-con-la-que-vivo devuelve esa cosa a su respectivo estante sin que sujeto yo misma se percate.
c) Sujeto yo misma mira embelesada una cosa.
d) Sujeto persona-con-la-que-vivo repite el comportamiento de los últimos días, recordemos: empalidecimiento facial, tembleque de piernas y gesto compungido.
e) Sujeto yo misma propone dar una segunda vuelta a la tienda.
d) Sujeto persona-con-la-que-vivo corre hasta las cajas evitando esa segunda vuelta.

6. Sábado, punto cinco, el momento de pagar.
Sujeto yo misma pone orgullosa en el mostrador sus preciosas compras.
Sujeto persona-con-la-que-vivo señala a otros sujetos que están en otras cajas y dice "¿Ves? Ellos llevan una cosa, dos... ¡¡¡y nosotros veinte!!! Otros sujetos miran a persona-con-la-que-vivo. Si son hombres, asienten comprensivamente hacia él. Si son mujeres, me lanzan una mirada de complicidad.

7. Sábado, punto seis, nos vamos con la compra a otra parte.
Los dos sujetos llevan bolsas pesadas a cuestas. No se quejan.
Sujeto yo misma dice: ¡Me lo he pasado genial!
Sujeto persona-con-la-que-vivo dice: Uf. Yo estoy volviendo a notar que el corazón me va a un ritmo normal. ¡Estaba agarrotado de los nervios!
Sujeto yo misma no entiende tal miedo. Tranquiliza a sujeto persona-con-la-que-vivo con el argumento de que hasta por lo menos un par de meses no tendrán que volver al lugar del estudio. Sujeto persona-con-la-que-vivo se tensa. Sujeto yo misma opta por tranquilizarle con un litro de cerveza. Es más efectivo. Ya pueden volver a casa sin miedo de que a sujeto persona-con-la-que-vivo le dé un ataque.

8. Sábado, punto siete, sacando las cosas de la bolsa.
Sujeto yo misma coloca todas las adquisiciones en la mesa. El resultado es tal que este:



Sujeto persona-con-la-que-vivo pone los ojos como platos al ver la composición.
Sujeto yo misma le tranquiliza: parece más de lo que es.

Efectivamente, los dos sujetos comprueban que una vez se han ordenado los artilugios, no es para tanto (ni mucho menos).

CONCLUSIONES DEL ESTUDIO:

Sujeto yo misma (mujer, edad joven) disfruta pasando el sábado por la tarde en una tienda de decoración. Sujeto persona-con-la-que-vivo (hombre, edad joven) experimenta un estado de pánico ante la misma situación. ¿Por qué? Eso es algo que sólo los seres de cromosoma XY pueden explicar. ¿De qué tienen miedo? ¿De gastar dinero, de verse invadidos por un montón de artículos de decoración, de que los seres de cromosoma XX se abstraigan del mundo y se olviden de todo por unos instantes en un fantástico mundo de luces, colores y felicidad?

¡Pues no se merecen menos después de toda la semana yendo a trabajar, y cuidando a la casa y a los niños! (bueno, esto último quizás no, pero yo a mis plantas y a mis peces&jerbos les quiero como tal)

Nota al pie de página:
Si alguien está interesado en comprobar por sí mismo que estos resultados son verídicos, ya sabe: sábado por la tarde, cromosoma XX y cromosoma XY, tienda de decoración: es toda una experiencia.

posted by LauraConChocolate @ 17:55  
25 Comments:
  • At 23 de noviembre de 2008, 18:12, Blogger Juliiiii said…

    Vaya, qué interesante, un estudio "científico" acerca de la variedad de reacciones de un hombre y una mujer ante un estímulo externo, me he dicho al leer el interesante inicio. Esto promete, he rematado. Y he seguido leyendo.

    Y no he podido sino identificarme (cómo no) con el cromosoma XY por completo. ¿¿Cómo una tienda de decoración puede resultar tan atrayente para el cromosoma XX? Si no deja de ser algo habitual, por muy mono que parezca su presentación. Pero vayamos por partes:

    El punto de partida. Acojona incluso leyéndolo, jajajaja. Vaya perspectiva más aterradora, no sé siquiera si una tienda de ropa en rebajas puede resultar más inquientante.

    Pasaremos el punto 2 porque es claramente de transición. Centrémonos en el 3: tus exclamaciones incrementan la sensación de pánico, sin duda (como ves, me he identificado plenamente en el XY).

    4. Imagino la escena e incluso veo ese gesto de concentración a la par que de fascinación al encontrarte en una especie de paraíso para ti. Me pongo en la opción de que XY no puede dejarte sola si no quiere verse con que ni tres cestas sea suficiente.

    En el 5., la mera presuposición de una segunda vuelta me dificulta el paso de la saliva, jajajaja. Además, en estos sitios, ¡3/4 partes de los objetos resultan completamente inútiles!

    6. Lógico.

    7. Jajajajaja, así que con un litro de cerveza es la solución a la tranquilidad de XY, jajajaja. Lo malo es que la perspectiva de dentro de dos meses seguirá siendo inquietante. Y más cuando la pila de objetos decoran la mesa, ¡caray!

    En fin, como las conclusiones son muy concluyentes, valga la redundancia, lo único que me queda por analizar es que ha sido una entrada divertidísima. Saluda a la autora de dicho estudio.

    Molts besets!!!

     
  • At 23 de noviembre de 2008, 18:51, Blogger The Inner Girl said…

    Como yo ya sé cómo actúa mi cromosoma XY, sólo diré: ¡¡pero qué cajita tan mona, la de los colorines!! Todo lo de esa tienda mola. :)

     
  • At 23 de noviembre de 2008, 22:54, Blogger carmncitta said…

    un estudio muy currado, se nota que has profundizado jajaja.

    Muy chulo todo.

    Pues J. soporta lo de ir a mirar al ikea, ahora cuando tenga que comprar en serio te vuelvo a contar...xD

     
  • At 24 de noviembre de 2008, 8:48, OpenID missmole said…

    Con lo monas que son las cosillas de esa tienda!!!

    Aunque yo la tengo casi vedada porque es como IKEA, que parece que llevas cuatro cosas y cuando pagas te das cuenta de que no,jeje.

    Pero de vez en cuando hay que permitirse algo no??

     
  • At 24 de noviembre de 2008, 9:40, Anonymous susana said…

    Pues yo debo ser un poco XY, porque me agobia mucho ir de tiendas con tanta gente. De todas maneras, en mi casa ya no cabe nada más. Un beso.

     
  • At 24 de noviembre de 2008, 14:53, Blogger acoolgirl said…

    Jajajaa!!! Pero si no has comprado casi nada... Persona-con-la-que-vives es un exagerao!!! xDDD

    Además, que esa tienda es baratilla y no duele tanto como si fueras a otras... Por cierto, ¿has ido al Rincón de María??? És súper barata y hay cosas monísimas también!! Seguro que te encantaría!!

    Un besitooo

    PD: No le digas a Persona-con-la-que-vives que esto te lo he dicho yo... que no quiero que me odie!!!

     
  • At 24 de noviembre de 2008, 16:43, Blogger Nais said…

    Pues si amiga yo creo que es porque esta en el cromosoma Y.
    Lo que nosotras vemos como algo precioso y bonito ellos lo ven absurdo e inservible.
    Que lo mismo pienso yo de sus trastos de bricolage pero vamos que a cada loco su tema jajajajajaja.
    Un besazo.

     
  • At 24 de noviembre de 2008, 16:54, Blogger Manzana de caramelo said…

    El otro dia mi madre y yo nos perdimos en esa tienda y en la de loja do gato prieto. Me encantan y mi madre decia que no era capaz de entrar con mi padre en esas tiendas nunca, supongo que se referia a esto mismo.

    Besitos de caramelo!!

     
  • At 24 de noviembre de 2008, 19:38, OpenID ipodgirl said…

    Sujeto-con-el-que-vives es masoca, la cosa era tan fácil como no ir a la tienda... Para pasarlo tan mal es mejor quedarse en casa, no? xD
    Buenas compras!!
    Besazossss!!!

     
  • At 24 de noviembre de 2008, 21:49, Blogger Rake said…

    Vamos, que los cromosomas XY son unos paranoicos, no??? jaja!!
    Que son cosas muy bonitas y seguro que no muy caras, que esa tienda es de las decentillas! :)
    besillos ^^

     
  • At 24 de noviembre de 2008, 23:09, Anonymous NoSeLoDigasAMama said…

    Di que siii, yo no vivo con nadie pero tengo pareja y eso pasaa!! Jajaja!!

    Un beso wapa!!

     
  • At 25 de noviembre de 2008, 8:19, Anonymous menganita said…

    No me gustan las tiendas de decoración!!! Me aburren!!! ;-P

     
  • At 25 de noviembre de 2008, 16:15, Anonymous El Hidalgo Informático said…

    A mi me gusta ir a esas tiendas y pillar alguna "chorrada" de vez en cuando... pero no comprar 20!! jajaja.

    Lo siento pero comprendo perfectamente a sujeto persona-con-la-que-vives. No te preocupes, estamos contigo!

    Un besazo!

    P.D. Ah y a ti que disfrutes de las adquisiciones, of course! ;-)

     
  • At 25 de noviembre de 2008, 18:06, Blogger Waxiwi said…

    Bien, después del estudio realizado, me compadezco de sujeto-con-el-que-vives, pues son cosas como estas las que hacen que los hombres nos ganemos el cielo, pero qué os pasa a todas las mujeres cuando entrais a las tiendas de decoración??? Desarrollais ese sentido de compra-compulsiva-de-lo absurdo.

    Aish como lo comprendo...

    Besos!

     
  • At 26 de noviembre de 2008, 1:18, Blogger Nebulina said…

    jaja si lo sé me paso por aquí antes, que tenía que hacer un trabajo sobre un estudio y no sabía que tema usar :P
    Un besazo!

     
  • At 26 de noviembre de 2008, 12:01, Anonymous caramelosdementa said…

    Hola! Me ha encantado tropezarme por casualidad con tu blog y leer ese estudio tan estupendo que has hecho. Yo puedo explicar porque el cromosoma XY provoca temblores en las tiendas de decoración (y en las de ropa, los supermercados...) Los hombres son cazadores y las mujeres recolectoras. Un hombre va al al super a por jamon y vuelve con jamon, lo caza lo envuelve y lo lleva a casa triunfante: "mira, jamon". Una mujer va al super a por jamon y vuelve con queso, pan, tomates y a lo mejor se olvida del jamon, y llega a casa feliz: "mira cuantas cositas de colores y que bocadillos mas ricos vamos a hacer". Yo tengo cromosoma XX pero a veces me gustaría ser XY :)

     
  • At 27 de noviembre de 2008, 23:04, OpenID missmole said…

    Por cierto, Te apuntas al experimento "amigo invisible bloguero" que organizo???

    Mañana es el último día ...

    Besos

     
  • At 30 de noviembre de 2008, 0:55, Anonymous Anónimo said…

    Hombre encima de la mesa... da apariencia de mucho!!! Creo que persona-con-la-que-vives te quiere mucho, jajjajaja.
    Yo no se si carezco del cromosoma XY pero de momento no me llama en exceso la atención... lo mismo cuando viva en una casa propia, me entra ese entusiasmo...

    ¡Que bien os lo pasais!
    Lo mismo mañana paso a haceros una visita...
    Un besete,
    Sara_G

     
  • At 2 de diciembre de 2008, 16:33, Blogger Mescalino said…

    Pues yo diría que en una tienda de ropa cara los efectos descritos se multiplican por 35.000...

    Besos!!!!

     
  • At 3 de diciembre de 2008, 15:23, Blogger Nais said…

    ¿Donde estas amiga? ¿Muy liada en la productora?
    anda cuentanos que planeas para la navidad.
    Un besazo.

     
  • At 3 de diciembre de 2008, 21:04, Blogger Eris said…

    nada nada, que son unos quejicas... la semana que viene otra vez :)

    bessitos

     
  • At 5 de diciembre de 2008, 11:29, Anonymous cieso said…

    Hmmm. Como en muchos tópicos, bajo esa sabrosa y divertida corteza, hay un núcleo duro de verdad. Que luego no es para tanto, sólo cuestión de que cada uno sepa reconocer sus límites (imaginate la misma escena, qué se yo, en un partido de RegionalB, en una bolera o en una tienda de videojuegos) y tomar medidas. Sin ir más lejos, servidor, que soy de los que piensan que tardar tres minutos en renovar el vestuario es desperdiciar dos minutos, no va nunca a ún sitio de esos sin un librito de bolsillo para meterme en algún rincón y ponerme a leer mientras ella compra. Aunque ahora, con las pdas, se pueden hacer cosas simpáticas también. Como volverte a encontrar y dejarte un comentario, por ejemplo.
    Saludos
    Cieso

     
  • At 13 de diciembre de 2008, 13:31, Anonymous musi said…

    Buenos días ciudadana madrileña de adopción!
    He estado echandolo cáculos y creo que hoy.... eres un año más vieja!!!!!

    Feeeeeeliz feliz no cumpleaños! para ti? para túuu :P

    un beso!!

     
  • At 16 de diciembre de 2008, 10:36, Blogger Diana said…

    Pues supongo que tienes razón, o por lo menos en general, pero yo soy XX y no soporto ir de compras, entro como un huracán compro lo que necesito y salgo. Mi marido se quedó de piedra la primera vez que me vió comprar, me dió un beso de película y un efusivo "GRACIAS", su ex era de las que pasaban horas mirando tiendas sin comprar.

     
  • At 26 de febrero de 2009, 20:28, Anonymous vitruvia said…

    Ainsssss, que tenga que venir yo a darte el dato que te falta..... osea, aquello de que siempre hay una excepción que confirma la regla: a persona-con-la-que-yo-vivo le vuelve loco (literalmente) ir a tiendas de decoración, con el aliciente añadido (perdón por la redundancia) de que maneja mejor un taladro que Leo Messi un balón de futbol, no te digo más.
    Huelga decir que yo, adicta-a-las-tiendas-de-decoración, estoy más feliz que una perdiz.
    Me alegra compartir contigo, además de libro, afición.

    Saludos.

     
Publicar un comentario
<< Home
 
¿Qué puedes hacer cuando eres una maniática crónica y tu vida da un giro de 180º? ¿Volverte loca? Bah, ya lo estaba de antes. ¿Darte cabezazos contra la pared? No, estropearía mi rubia melena. ¿¿¿Entonces??? ¡CAMBIAR TAMBIÉN DE BLOG! :)
Me he traído a las niñas :)

Name: LauraConChocolate
Home: Spain
About Me:
Ver mi perfil
Anteriores pedacitos de choco (¡sin caducar!)
Todos estos meses he comido chocolate aquí
Mis trocitos de chocolate
Powered by

Free Blogger Templates

BLOGGER