(Tercer) Diario de una joven maniática

sábado, 16 de mayo de 2009
60. Que es preferible nadar en quimeras a esperar en la orilla...
ESCENA 1. Interior, día.

Suena el despertador. Laura pega un grito.
Nooooooooooooooooooo! ¡Nunca volveré a hacerle caso a mi madre!

ESCENA 2. Interior, día.

Un mes y medio antes.
-Laura, dijo mi madre por teléfono. Quiero que te hagas un análisis de sangre en Madrid, porque blablablabla.
Noooooooooooooooooooooooooooo!

ESCENA 3. Interior, día.

Laura llega a su edificio y abre el buzón. Se encuentra con publicidad del Telepizza. Y esto:

Acompañado de una nota: Cariño, no te sientas obligada, pero si te animas a hacerte el análisis en Madrid, esto es lo que tienes que llevar.

Definitivamente, mi grito de "noooo" sonó poco convincente...



Entonces lo vi todo claro: tengo 24 años, he sobrevivido a una reunión de vecinos, me he quedado atrapada en un ascensor, conseguí salir ilesa de los barrios marginales de Lisboa, y con trece años estuvieron a punto de captarme en una secta (puedo explicar esto próximamente) ¿De verdad no puedes atreverte a hacerte un análisis de sangre tú solita?

-Persona-con-la-que-vivo, ¿tú me acompañarías al ambulatorio a hacerme un análisis?
-Sí.
-Hecho.

(Vale, ya sé que no es "sola" exactamente, pero por algo se empieza)

ESCENA 4-20. Interior, exterior, día, tarde, noche.

Diversos y variados momentos dramáticos de "¡horrorrrrr!", "¡voy a morir!", "¿por qué yo?", etc.
ESCENA 21. Interior, día. (Muy de día...)

Llega el día D. (Del análisis De sangre)

Volvemos a la escena 1.
El despertador suena muy temprano.
-Mierdaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa. Así que así es exactamente como suena la muerte, comprendo yo.
Persona-con-la-que-vivo desayuna mientras yo miro mis bracitos: lo siento, chicos, uno de vosotros dos será el elegido. No me lo tengáis en cuenta. Os compensaré en verano poniéndoos morenitos.

Escena 22. Interior, día.

Llegada al ambulatorio.

Laura se queda parada delante la puerta. Persona-con-la-que-vivo tiene que arrastrarla.
-Vaaaaamos...
-¡Nooo! ¡Quiero ir a comer Lacasitos y a tirarme por el tobogán de ese parque, no quiero ir a pincharme!
-¿Cuántos años tienes?
...

Escena 23. Interior, día.

La sala de espera.

Laura observa a los señores que están delante de ella y pide turno.

Y entonces...
-Así que voy detrás de usted, ¿no? (...) Muy bien. Yo es que verá, tengo un pequeño problemilla. Vamos, que me suelo marear. Aunque si me tumban en una camilla no pasa nada. ¿Usted cree que habrá camillas? Porque si hay camillas, yo tan tranquila. Ahora, que si no hay camillas... ¿entonces cree que podré tumbarme?

Persona-con-la-que-vivo me mira atónito.
-¿Qué pasa? ¡El primer paso para superar un problema es reconocerlo!

ESCENA 24. Interior, día.

La directora Trunchbull.

Una mujer tal y como la del dibujo (directora del colegio de Matilda, libro recomendadísimo -sobre todo si tienes diez años-) se asoma por la puerta.




-¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHH!, me dan ganas de gritar. ¡Dime que esa mujer no es quien va a pincharme!

Persona-con-la-que-vivo me mira preocupado.
-Uf... espero que no... venga, tranquila.
-¡AAAAAAAAAAAAAAGHHHHHHHHH! ¡Que esa mujer es capaz de sacarme sangre sin usar aguja!

Entonces la directora Trunchbull habla, perdón, grita:
-¡Traed todas las orinas!

¡Uf!, esta sólo le dedica a coger pis (por fin entiendo por qué tiene esa mala leche)

-¡Menos mal!, reconoce persona-con-la-que-vivo. Hasta yo estaba asustado...

Escena 25. Interior, día.

-Ya te toca a ti, me dice una chica. ¡Suerte!

Laura entra en la sala de los horrores.

Escena 26. Interior, día, y sangre.

Laura suelta el discurso que traía aprendido:
-Buenos días. Me suelo marear, así que si pudiera tumbarme en una camilla...
-¡Pues vamos a la camilla!


Me tumbo, y persona-con-la-que-vivo dice:
-Tú mírame a mí.
-¡No puedo! ¡Tengo que tener los ojos cerrados!
(manías...)

Y hablando de la vida en general y del valenciano en particular, pasó el mal trago.

Así de fácil.

¡PRUEBA SUPERADA! Me porté como una campeona :)

Escena 27. Interior, día.

Laura está sentada en la mesa de un bar. Persona-con-la-que-vivo llega con una taza de chocolate y varios churros.

¡Esto compensa cualquier sufrimiento!

Así que chicos, siento si os ilusioné con el reparto de mis pertenencias... :)

posted by LauraConChocolate @ 18:43  
20 Comments:
  • At 16 de mayo de 2009, 19:27, Anonymous Anónimo said…

    jajajajaja Me he reído porque eres igual de cagona que yo.
    Yo siempre pido camilla y digo que me mareo, que es cierto. Y cómo me verán muchas veces los chupasangres, que cuando terminan, me dicen: quédate un ratito ahí tumbada.
    Aun así, di que sí: somos unas jabatas valentonas por dejarnos pinchar.
    Besitos
    Sonia

     
  • At 16 de mayo de 2009, 19:39, Blogger Juliiiii said…

    Uy, uy, uy, nueva entrada y encima guionizada. Ten cuidado, no vaya a ser que a Pedrito Almodóvar le dé por hacer de Ana Rosa Quintana y haga copia y pega y dentro de un par de añitos te veas hecha peli, jajajaja.

    Escena por escena, te diré qué cosas me han impactado: la grandeza léxica y semántica de las primeras, donde repites aquello del "Nooooooo", jajajajaja. Asimismo, esos días (escenas agrupadas de la 4 a la 20) han sido muy intensas. Infernales las calificarías tú.

    Ya en las escenas de la escena sangrienta (nunca mejor dicho), qué fácil resulta verte pegándote a cualquiera y contándoles tu problema con las agujas (con perdón) y tu necesidad de estar tumbada en una camilla. Bien en recepción, bien con la chica de al lado, bien con la de la limpieza que pasaba por ahí, jajajaja.

    Pasemos a la Trunchbull: ¿es que la Seguridad Social tiene contratados a unos personajes prototípicos para provocar un infarto y ahorrarse una futura pensión al Estado? En este punto, tu peli parecía de terror...

    Menos mal que tu película ha tenido un happy end, simbolizado en esa taza de chocolate con churros, jejeje. Espero que no tengas que protagonizar otra peli similar en muuuuuucho tiempo ;-)

    En fin, que me ha encantado el post, para variar.

    Molts besets!!!!!!

     
  • At 16 de mayo de 2009, 19:55, Anonymous Laurock said…

    Jajajajaja, Laura...
    ¿De verdad te da más miedo la agujita que el niño de la segunda foto?
    Cuando tenga algún problemilla ya sabré donde acudir. Jajajaja.

    Un beso.
    Me alegro de que fuera todo bien!

     
  • At 16 de mayo de 2009, 21:32, Blogger chapete said…

    Pero... ¿¿y los resultados??

     
  • At 17 de mayo de 2009, 1:16, Blogger Banshee said…

    Colosal entrada, como de costumbre; todavía me dura la risa :D .

    Celebro que todo haya ido bien!

    Saludos.

     
  • At 17 de mayo de 2009, 13:24, Blogger carmncitta said…

    ¡campeona!madre mía, si ya sabía yo que lo superarías jajajaja. Yl al revés que tú cuando me sacan sangre o dono sangre siempre miro jajajajajaja

    muuuuuaks

     
  • At 17 de mayo de 2009, 13:28, Blogger Nebulina said…

    jajaj mira que bien, lo vas superando^^
    Un besazo!

     
  • At 17 de mayo de 2009, 17:23, OpenID missmole said…

    No lo dudé ni un momento!!

    Si en el fondo no es nada, un pinchacito y listos ...

     
  • At 17 de mayo de 2009, 22:14, Blogger Txispas said…

    Ya sabía yo que las agujas no iban a poder contigo!!!!!

    ¿¿¿un chocolate con churros de premio??? mañana mismo me hago un análisis de sangre ;)

     
  • At 18 de mayo de 2009, 11:59, Blogger Martha said…

    Oleeeeeeeeeee! Esa campeonaaaaaa!

    Ves como no era tan difícil, chiquilla?? ^^

    Eso si! Si alguna vez vuelves a ver una señora como la directora esa y lleva una aguja en la mano...¡Corre, por Dior, correeee! Que tampoco es plan de arriesgar!

    Jiji!

    Besicos!

     
  • At 18 de mayo de 2009, 13:12, Blogger Pegotitos said…

    Pues si es que no era para tantoooooooo!!!! Sageraaaaaaa!!!!!
    Ea, ahora uno cada año... jejejeje

     
  • At 18 de mayo de 2009, 15:32, Blogger acoolgirl said…

    Seguro que, la próxima vez (aunque espero que no la haya) piensas en los churros y hasta te aguantas de pie y todo!! Jajaja!!!

    Aysss... tuviste todas las facilidades: camilla, chico cuidándote... no te quejarás!! :P

    Un besazooo

     
  • At 18 de mayo de 2009, 18:43, Blogger La Clandestina said…

    Lo siento, no puedo escribir nada. Mis bracitos se han acojonado sólo de pensarlo y se niegan a permitirme cualquier tipo de moviemiento...
    Glub.
    Besitos/azos.

     
  • At 18 de mayo de 2009, 19:37, Blogger James Joyce said…

    Yo como soy diestro siempre les doy el brazo izquierdo para que si me dejan manco, no me convierta en un completo inútil, sino es inútil a medias...

    Besos!

     
  • At 19 de mayo de 2009, 10:02, Blogger caramelosdementa said…

    Que wenooo!!!! Cobardicaaaaa!!! Jajajaja, a mi tambien me dan mucho miedo y a veces hasta me desmayo. Las agujas me dan mucho canguis y me da jiñe hasta los alfileres de la caja de costura, cuando me cojo el bajo del pantalon hago malabarismos para quitarmelos y hasta me mareo de pensar que me pueda pinchar con uno. En fin, somos unas cobardicas... y a mucha honra!!, jajajaja

     
  • At 19 de mayo de 2009, 20:47, Blogger MeMyself&I said…

    Qué exagerada eres!! jajaja, nunca cambiarás! AI Laurita, pensaba que haciéndote mayor se te pasarían esos miedos, pero veo que no.. :S jajajaja Un besoo!

     
  • At 21 de mayo de 2009, 12:09, OpenID ipodgirl said…

    A mi me vale con saber que tú estás bien y que ya pasó el mal trago, que sé lo mal que se pasa ;)
    Besazossss!!

     
  • At 22 de mayo de 2009, 9:58, Blogger MidnightSong said…

    ¿Has pensado alguna vez en vender tu sangre? porque está cotizadísima, eh? XDDDDD

    Es broma, es broma ... o no. ;-)

     
  • At 27 de mayo de 2009, 10:47, Blogger Nais said…

    Jajajajajajjaa, es más el miedo a luego lo que es.
    Pero enhorabuena te comportaste como una campeona.
    Un besazo.

     
  • At 8 de junio de 2009, 15:25, Anonymous El Hidalgo Informático said…

    Desde luego lo tuyo con los análisis de sangre sirve para escribir un libro. Yo ya recibí los resultados de los míos y.... estoy hecho un chaval! Espero que tengas la misma suerte tú.

    Un besazo.

     
Publicar un comentario
<< Home
 
¿Qué puedes hacer cuando eres una maniática crónica y tu vida da un giro de 180º? ¿Volverte loca? Bah, ya lo estaba de antes. ¿Darte cabezazos contra la pared? No, estropearía mi rubia melena. ¿¿¿Entonces??? ¡CAMBIAR TAMBIÉN DE BLOG! :)
Me he traído a las niñas :)

Name: LauraConChocolate
Home: Spain
About Me:
Ver mi perfil
Anteriores pedacitos de choco (¡sin caducar!)
Todos estos meses he comido chocolate aquí
Mis trocitos de chocolate
Powered by

Free Blogger Templates

BLOGGER