(Tercer) Diario de una joven maniática

jueves, 25 de septiembre de 2008
43. Y tus abrazos... son de verdad.
Antes de mostrar mi desorbitada furia, producto de que comprendáis tan bien a persona-con-la-que-vivo y tan mal a una servidora (salvo contadas opiniones que me han apoyado y a cuyos autores llevo en el corazón :p) os quiero contar que he transgredido la ley. Aviso a posibles fuerzas de seguridad que se planteen detenerme: puedo alegar que todo es ficción literaria.

Aclarado este punto, allá vamos:

Contrabando, según la RAE:

2. m. Introducción o exportación de géneros sin pagar los derechos de aduana a que están sometidos legalmente.

3. m. Mercaderías o géneros prohibidos o introducidos fraudulentamente.


Exactamente.

Resulta que mi visita a Valencia tenía otros fines además de las torturas médicas y odontológicas que ya comenté, a saber:

-Ver a mi familia y darles besitos.

-Ver a mis amigos y darles jerbitos
.

La ropa se lleva en la maleta, el libro se lleva en el bolso, pero... ¿dónde se lleva a un par de roedores neonatos? Veamos, solución lógica: los pongo en una cajita, meto la cajita en una bolsa y nadie ve lo que hay dentro. ¿Nadie ve lo que hay dentro? ¡MIERDA! ¡EL DETECTOR DE METALES! ¡El ojo que todo lo ve! ¡El Gran Hermano de Renfe! Noooooooooooooooooooooooooo. SOS SOS SOS SOS.

A ver, tranquila, son bichos enanos. ¿Qué problema puede haber? Seguro que en la web de Renfe pone claramente que se pueden llevar bichos enanos y peluditos, si no Jorge Javier Vázquez no podría subrir nunca al tren... (ups. Qué difícil es desconectar del trabajo)

Entro en la web de Renfe, maravillosa página donde puedes acabar sin billetes de tren y con menos dinero en tu cuenta corriente. Surrealista, pero cierto. Empiezo a leer...

¿¡¡¡Qué????! ¿Que se pueden animales de menos de 6kg siempre que paguen el 50% del importe del billete? ¿Nos hemos vuelto locos? ¿Cómo voy a pagar por llevar un bicho que cabe en un bolsillo?

¡EUREKA! ¡CABE EN UN BOLSILLO!

Eso es, queridos, lo que estáis pensando es lo que es. Yo, que ni siquiera cruzo un semáforo en rojo, que no he robado ni un chicle, que no puedo ser impuntual, yo, que jamás he escrito mi nombre en el ascensor con las llaves, que nunca me he colado en el autobús (los de Roma no cuentan, ¿verdad?), que si me devuelven de más en cualquier sitio lo digo, que separo el cartón, el vidrio, y la basura orgánica, que me ducho antes de entrar en la piscina municipal, yo, que cedo el asiento en el metro, que contraté Internet porque me sabía mal robarle la señal al vecino, que he colaborado con ONG's, que me enfadaba cuando mis padres decían que tenía menos edad de la que tenía para colarme gratis en el Expojove, yo que he sido siempre cívica, legal y obediente, yo que jamás he quebrantado la ley...

... y allí estaba, con mi sonrisa de niña buena que no ha roto un plato y con los jerbos escondidos debajo de la falda hasta que pasé el control de equipajes. Prefiero no concretar más. Gracias por comprenderlo.

Tenía claro que si mis jerbos iban a pagar el 50% del precio de un billete en clase turista en el Alaris, se merecían, como mínimo, unos auriculares para ver la película y la prensa del día. Y como no creo que les hicieran mucha falta, opté por la solución más lógica: colarlos.

Actualmente, se encuentran perfectamente acomodados en un mini acuario que tenía por casa. A lo mejor me odian por tanto trasiego, pero ellos no saben lo que cuesta ganarse el sueldo, ¡cómo para desperdiciarlo de esta manera!

Una pregunta... ¿hubiérais hecho lo mismo? :)

Y AHORA LA RIÑA: persona-con-la-que-vivo es feliz por el éxito que ha tenido el reconocimiento hacia su manía. ¡Pero a mí me tenéis contenta! Esperaba un poco más de apoyo, pero un trato es un trato y cumpliré la promesa: veré las películas de pie para no quedarme frita. No le veo otra solución.

Y ahora tengo que descansar... no sólo porque mi madre me ha metido un relajante muscular entre pecho y espalda que me tiene grogui para aliviar mi dolor de cabeza y mi subida de tensión, no. También porque mañana viernes es el día del triplete... ANÁLISIS, MÉDICO DE MUJERES Y MÉDICO DE DIENTES.

¿Qué hice mal en mi otra vida? ...
posted by LauraConChocolate @ 18:30   28 comments
domingo, 21 de septiembre de 2008
42. Cómo se puede ser tan cuerdo y estar tan loco por tus huesos...
Cuando creé mi blog allá por la época de Atapuerca, pensaba que yo era la persona más maniática sobre la faz de la tierra. Pero cuando conocí a persona-con-la-que-vivo descubrí que había encontrado a un digno competidor por ese título.

La convivencia entre dos personas maniáticas es totalmente posible, porque somos maniáticos, sí, pero ante todo somos comprensivos, tolerantes y muy respetuosos, toma ya. Entendemos, aceptamos, e incluso nos divierten, todas las manías del otro... bueno, todas... excepto una.

¡PERO ES QUE LA SUYA NO HAY QUIEN LA ENTIENDA! ¡La mía sí, la mía sí, la mía sí!

Así que he decidido someterlo a una votación popular y objetiva, y aquí es donde entráis vosotros. Si la mayoría de vosotros considera que su manía es aceptable, la integraré en nuestras rutinas cotidianas con júbilo y alegría. Si otra o la misma mayoría de vosotros considera que mi manía es aceptable, persona-con-la-que-vivo tendrá que adaptarla a sus costumbres de aquí en adelante. Si consideráis que las dos lo son, respetaremos las dos. Y si ninguna os parece razonable... bueno, entonces cambiaré de lectores :p

Allá vamos:

1. SU MANÍA INCOMPRENSIBLE: a mí me daban dos.

Érase una vez una persona que no puede tener una botella de aceite. Ni un champú, ni un desodorante, ni un tambor de detergente, ni una botella de suavizante.

Y no puede porque... ¡Necesita tener 2! ¡De cada! Vamos, que parece que vivimos en un refugio nuclear.


Sin embargo, para persona-con-la-que-vivo es simplemente el llamado "fenómeno repuesto". Hay que estar prevenidos por si un día se acaba, por ejemplo, el aceite. No podemos dejarlo a nuestra suerte. Necesitamos tener un plan de emergencia: una, o a veces dos botellas más, que impidan que un día no podamos aliñar la ensalada. Eso sería el fin. El fin de los fines. Tragedia.

(Uy, me parece que no estoy siendo objetiva, estoy frivolizando su manía y luego de la mía hablaré como si fuera totalmente normal y eso no es legal, no, no, no)

Yo le he explicado que esto tiene dos problemas: perdemos espacio y perdemos dinero.

a) Perdemos espacio porque en un piso de 43 metros en el que vivimos él, yo, dos peces, ocho jerbos -una de ellas embarazada- y más de una docena de plantas, tener tres de todo es... ¿imposible? A lo que puede contestarme: más espacio perdemos con "tus cosas" y no le faltaría razón, no, no.

b) Perdemos dinero porque cuando algún día dejemos de existir -siento ser fatalista- dejaremos una herencia de varios pisos y chalets de lujo en propiedad -hasta aquí bien- y dejaremos dos unidades de cada producto alimenticio e higiénico ¡QUE NO HABREMOS CONSUMIDO!

2. MI MANÍA INCOMPRENSIBLE: el sofá, mi gran amigo.

Érase una vez una persona que tiene dos grandes pasiones: ver buenas películas y dormir. Así que pensó... ¿qué mejor que conjugarlas?

Entonces se sienta en el sofá, se pone el dividí en cuestión y... ZZzzzZZZZzzzZZZ.


Cuando termina, persona-con-la-que-vivo, que ha visto la peli conmigo (si aceptamos como verla el hecho de dormir con ella de fondo), me pregunta:

-¿Te ha gustado?
-Claro, mucho. Ehhhh, ¿me la cuentas? ¿Qué ha pasado después de salir el título?


En ese momento persona con la que vivo empieza a quejarse en plan "lo sabía, lo sabía, cuando no comentas nada es que estás frita". Y luego añade que:

a) No puede entender que me duerma viendo una peli que estaba deseando ver.

b) Si se ha quedado a ver la película es porque le apetecía verla conmigo.

c) Si estoy dormida, no estoy viendo la peli, y por tanto, no estamos haciendo algo juntos, así que debería avisarle de que voy a dormirme para que él pueda irse a hacer otras cosas

CONCLUSIONES:

Su manía es tener un repuesto de todo y mi manía es dormirme cuando veo una peli, sea la hora que sea.

And the question is...

Del 1 al 10, siendo 1 incomprensible y 10 totalmente lógica, votad ambas manías. Razonad la respuesta. No copiéis al compañero. Escribid con buena letra. ¡Y tonto el último!

posted by LauraConChocolate @ 11:51   30 comments
domingo, 14 de septiembre de 2008
41. Si voy contigo de la mano en este viaje, no tengo miedo...

Después de mucho valorarlo, he llegado a una conclusión:

Soy masoca.

Y ya está, no hay remedio, no es un comportamiento que pueda corregir. He nacido así y así seguiré, nunca cambiaréééé (léase entonando la famosa canción de Alaska)

Seguro que para mis papis, mi comportamiento no se traduce en masoquismo, sino en la prueba evidente de que he alcanzado, por fin, un estado de madurez. Pero como dirían en los telefilms de las sobremesas, si he tomado la decisión correcta... ¿¡por qué me siento tan mal?! (broma interna de guionista, lo siento :p)

ME EXPLICO...

A causa de mi renovación en archiconocida-productora-de-televisión (¡yupi, yupi, yupi!) he sido obsequiada con DOS días de vacaciones. Puede parecer una minucia teniendo en cuenta que me corresponden QUINCE, pero lo cierto es que a mí me parece un "chollo", sobre todo después de haber estado todo el verano trabajando, sin darme cuenta de si fuera de estas paredes era festivo o laborable, porque dentro siempre es laborable (eh, y esto también me parece otro chollo, que en televisión, trabajar de lunes a viernes y tener libres TODOS los fines de semana, es otro regalo)

Podría haber decidido hacer millones de cosas durante esos dos días, que sumados al finde, son cuatro días, podría...

-Haberme ido a recorrer mundo, a conocer países, ciudades, pueblos, costumbres, gastronomías.

-Haberme puesto a comprar cosas como loca, ropa, maquillaje, zapatos, relojes...

-Haberme dedicado al retiro espiritual, a meditar, a relajarme.

Pero en lugar de todo eso, he decidido morir. ¡Hay que ser masoca!

Resulta que no se me ha ocurrido otra cosa que...

a) Pedirle a mi padre que me pida cita en el dentista, para que me torturen metiéndome no sé qué para hacerme no sé qué molde para evitar que haga ese no sé qué que hago por las noches con los dientes.

b) Pedirle a mi madre que me pida cita en el "médico de mujeres".

c) Pedirle a mi madre que me pida cita para sacarme sangre, cuando ya sabéis lo que supone para mí un análisis de sangre -en mi trabajo se creen que oculto algún vicio inconfesable porque me niego a hacerme los reconocimientos médicos de la empresa... pues sí, ¡¡¡oculto un miedo irracional a las agujas!!!-


En fin, tenemos tres opciones... ¿cuál habré elegido para mis dos días de vacaciones?

¡¡¡LAS TRES!!!! ¿Pero por quéééé? ¿En qué momento perdí la cordura?

Así que nada, Valencia, espérame, que voy unos días... a fenecer en ti, igual que nací.

Instantánea tomada en Burgos en una escapada de fin de semana. Momento curioso cuando persona-con-la-que-vivo y yo nos sentamos en un banco de la plaza Mayor con un paquete de patatas y antes de abrirlo, se acercó gritando una niña a la que evidentemente no conocíamos:

-Pataaaaaaaaaaaaaaaaataaaaaaaaaaaaaaaaaas.

Y así pasamos el rato, compartiendo el paquete entre los tres.

PD. Susana, gracias por tus comentarios y por tus informaciones, lo tendré en cuenta ;-)

... espero que ahora ya nadie pueda decir que le dan grima, jajaja.

posted by LauraConChocolate @ 15:22   28 comments
¿Qué puedes hacer cuando eres una maniática crónica y tu vida da un giro de 180º? ¿Volverte loca? Bah, ya lo estaba de antes. ¿Darte cabezazos contra la pared? No, estropearía mi rubia melena. ¿¿¿Entonces??? ¡CAMBIAR TAMBIÉN DE BLOG! :)
Me he traído a las niñas :)

Name: LauraConChocolate
Home: Spain
About Me:
Ver mi perfil
Anteriores pedacitos de choco (¡sin caducar!)
Todos estos meses he comido chocolate aquí
Mis trocitos de chocolate
Powered by

Free Blogger Templates

BLOGGER